REALIDAD Y FICCIÓN                                                                     LECTURA, COMENTARIO, CREACIÓN                                                                                                                                                                                   Edición de la página

Revista DIOTIMA DE MANTINEA Revista de Lectura y creación. ISSN:  1698 - 2622

 

 

 

 

Revista Diotima

 

 

"Al colegio"

Carmen Laforet

 

 

 

 

 

 

 

“Al colegio”. Carmen Laforet

 APROXIMACIÓN al COMENTARIO

Mercedes Laguna

            

           Desde el principio del texto, una serie de marcas formales (pronombres, tiempos de los verbos, etc. - recursos de cohesión-) nos sitúan en el tiempo y en el espacio del relato y señalan a los personajes.

             Después de leer con atención el texto, podemos pasar a redactar el tema y , en síntesis, las técnicas narrativas que presenta.

            Recordemos que el título de este libro de Carmen Laforet es La niña, que el título de este cuento es “Al colegio” y quien narra es una narradora-protagonista, la madre.

            La narradora protagonista -una madre- narra en presente cómo lleva a su niña al colegio el día que comienza -el primer día de colegio en la vida de una niña. El texto va presentando la unión entre la madre y la hija, incluso la identificación interior que la madre siente o espera a partir de ese día decisivo.

 

 “Somos más amigas hoy que cualquier otro día”:

            En esta frase del segundo párrafo, aparecen las dos ideas principales del texto:

n    la importancia para la niña (y por extensión para la madre) del primer día de colegio;

n    ese primer día las une aún más.

            Antes de esta afirmación -referida a un proceso interior: la amistad-, la narradora relata los actos externos que demuestran el cariño y la complicidad entre la madre y la niña:

                        apretón; sonrisa (rabillo del ojo); agradable; tierno contacto…

             Subrayamos la importancia del deíctico temporal hoy: señala el presente en el que sucede la acción (el primer día de colegio -título del relato-).

            Las referencias sobre la unión entre la madre y la hija aparecen varias veces en el texto, por ejemplo, en el párrafo tercero vemos cómo las dos viven al unísono la impresión que les produce el paisaje, aunque para la niña sea principalmente un juego y para la madre una placer estético:

            A todos los árboles de la calle se les caen las hojas, y durante unos segundos corremos debajo de una lenta lluvia de color tabaco.

 

            Casi al final del texto, en el párrafo 11, encontramos el climax de esta unión-identificación:

      Se me ocurre pensar que cada día lo que aprenda en esta casa blanca, lo que la vaya separando de mí ‑trabajo, amigos, ilusiones nuevas‑, la irá acercan­do de tal modo a mi alma, que al fin no sabré dónde termina mi espíritu ni dónde empieza el suyo...

            La vida adulta, que separa y separará aún más a la niña de su madre, será la que las una en el interior (en el espíritu). 

El lenguaje literario (función poética; lirismo):

            Uno de los procedimientos más eficaces del lenguaje literario es el empleo de palabras, combinaciones de palabras, expresiones que no son de uso habitual y que suponen un separación respecto al lenguaje no literario. Éste es uno de los pilares de la función poética del lenguaje (el lenguaje llama la atención sobre sí mismo, sobre su valor estético).

            En este texto de La niña aparece, por supuesto, la función poética del lenguaje, como texto literario que es; no obstante, la abundancia de recursos literarios lo convierten en un texto casi lírico; podríamos estar ante un relato lírico.  

?Analicemos estas expresiones:

·      el aire está sucio de niebla

·      viene un aire vivo

·      empieza a romper la niebla

·      lenta lluvia de color tabaco

            Explica en qué consiste en estas expresiones la función poética del lenguaje ¿Qué efecto producen? 

El tiempo en el relato:         

            El tiempo en el que se narra la acción es el presente de indicativo: la acción se desarrolla en la medida en que la va contando la narradora; parece un presente puntual, sin embargo, se trata de un recurso narrativo utilizado para dar acercar la historia que cuenta al presente; es una forma de volver a vivirla, para el narrador y, a la vez, para que el lector la experimente más cercana. Cuando contamos algo casi siempre lo hacemos en pasado, porque lo que contamos ya ha sucedido; podemos utilizar el presente para dar mayor expresividad a nuestro relato. (Solamente se trataría de un presente realmente puntual si fuéramos narrando lo que nos va sucediendo en el momento, pero esta narración no tendría un fin literario).

            Por tanto, aunque la forma sea la de presente, en realidad el relato es una analepsis en la que la narradora recuerda cómo vivió y vivieron las dos, madre e hija, el trayecto hacia el colegio el primer día de clase.

            Respecto a la frecuencia diremos que el texto ofrece un relato singulativo (narra -en presente- un hecho que sucede una vez en la historia): el camino hacia el colegio el primer día de clase.

            Pero, además, la narradora inserta referencias a lo que suele hacer cuando sale con su hija (las pocas veces que salimos juntas casi nunca dejo de coger un taxi…). Los párrafos 5, 6, 7 y 8 presentan este relato iterativo (cuenta una vez lo que ocurre n veces en la historia -casi siempre que sale con la niña. Se demora la madre que narra en detallar lo que suele ocurrir cuando prepara una de estas salidas, lo que ocurre cuando están en la calle y cuando llegan a casa de las abuelitas. Para este tipo de relato también utiliza la narradora los presentes de indicativo.

      Al final del párrafo 11 (ya hemos hablado de este fragmento) en el pensamiento de la madre aparece una especie de prolepsis:

Se me ocurre pensar que cada día lo que aprenda en esta casa blanca, lo que la vaya separando de mí ‑trabajo, amigos, ilusiones nuevas‑, la irá acercan­do de tal modo a mi alma, que al fin no sabré dónde termina mi espíritu ni dónde empieza el suyo... 

            Hay un “adelanto del futuro” pero a partir de una suposición de la madre.

 Pero hoy no cogemos un taxi

            A partir del párrafo 9, la narradora vuelve a situarnos temporalmente en el hoy de la historia, en la mañana fría en que por primera vez en la vida van al colegio. Explica el por qué hoy se desvían de la norma -de lo que hacen habitualmente cuando salen juntas- y no toman un taxi (aunque precisamente hoy haga frío y tengan más prisa que nunca): hoy es un día especial, comienza una nueva etapa de la vida. Para explicarlo las narradora utiliza las mismas palabras que dirige a la niña: al colegio, le digo, no se puede ir en taxi. Se podría decir que emplea el estilo directo libre (estilo directo pero incluido dentro de la narración sin separaciones de punto y aparte ni de guiones que indican que habla un personaje (aunque aquí aparece el verbo dicendi: "le digo"- por tanto, no es exactamente estilo directo libre). Este tipo de discurso se emplea en la novela moderna; hace que el relato gane agilidad, pero, a la vez, aporta la riqueza expresiva de la propia voz de los personajes.

            Después de los puntos suspensivos que cierran la razón de por qué hoy es un día especial, comienza esta frase en estilo directo, y comienza con la expresión al colegio, igual que termina la frase anterior. Esta repetición, recurso literario (que además es un paralelismo morfológico, sintáctico y semántico) podría formar una concatenación (repetición que pone de relieve la continuidad; generalmente la última palabra de una frase es la primera en la frase siguiente).

 

Los puntos suspensivos:

            La enumeración de las acciones que hay que realizar en lugar de tomar un taxi también termina con puntos suspensivos. Y los puntos suspensivos vuelven a parecer al final de este párrafo 9 en dos ocasiones; también en la tercera línea y la última del párrafo 11, como después de la primera oración del párrafo 12 y al final de 13, que es el final del texto. Esta abundancia de puntos suspensivos (también aparecían el párrafo 7) remarcan el tono íntimo y de confidencia del texto, su carácter lírico. Las relaciones de amistad entre dos personas normalmente poseen este tono de sentimientos que no se pueden explicar; la relación de amistad entre una madre y su hijita justamente cuando vislumbra que ésta empieza a separarse de ella porque entra un poco en la vida adulta envuelven a la narrador protagonista en  una atmósfera de emociones contenidas que el relato escrito marca mediante los puntos suspensivos.

Inicio de la página

 

 © Mercedes Laguna González, 1997.

Profesora de Lengua y Literatura en el IES Pedro Jiménez Montoya. de Baza (Granada).

Licenciada en Filología Hispánica; licenciada en Filosofía; doctoranda en Filosofía.

 
 

 

Foro de Realidad y ficción

www.realidadyfiicion.es

www.realidadyficcion.eu

www.filosofiayliteratura.org

 

 

 

Edición del sitio web:

© Mercedes Laguna González

Foro Realidad y ficción

18800 Baza (Granada)

 

Escríbenos

editora@realidadyficcion.eu