Foro universitario. Filosofía. Literatura. Argumentación. Ciencia. Salud. Arte                         
  Realidad y ficción  Revista Lindaraja. Revista de estudios interdisciplinares  ISSN:  1698 - 2169  
 

 

Revista Lindaraja

 

 

Revista Lindaraja. 37

3 de enero de 2014.

 

 

Números

 

Temas

 

Autores

 

Normas de publicación

 

 

Santiago Martín Arnedo

    

                 HABLAR PARA UNOS POCOS, HABLAR PARA TODOS

                                             Santiago Martín Arnedo

 

Resumen: El papel de la argumentación en la res pública ha sido vindicado, matizado y rechazado desde presupuestos ontológicos muy diferentes. La polémica toma como punto de partida la confrontación entre Kant y Hegel. No nos podemos salir de nuestros prejuicios históricos, con lo que toda crítica es contextual, mas, por otro lado debemos forzar la tensión de la distancia trascendental al máximo, sino queremos quedar atrapados en la inmanencia historicista. La actual ronda de discusión se centró en Habermas y Luhmann. El primero sostiene la tesis fuerte de que es posible argumentar racionalmente en ámbitos tales como la ética, estética, etc. para proponer una teoría capaz de criticar la sociedad de donde surge. El segundo soslaya la crítica como un aspecto residual de la impotencia del científico social para describir científicamente cómo funciona una sociedad, que de tan compleja, es incapaz de volverse transparente para sí misma y de automarcarse un rumbo. El rumbo, concluirá Luhmann, ya lo marca la propia evolución.

Palabras claves: Argumentación, Luhmann, Habermas, crítica, funcionalismo.

 

         1.- Los padres de la polémica 

         Acorde con su ensalzamiento del ideal clásico heleno, la ciudad griega encarnaba para el joven Hegel la "sustancia ética”. Venía a representar el conjunto de valores morales que viven en, y pertenecen a, la historia de un pueblo, en donde reside la identidad de éste y e1 fanal orientativo de su caminar. Proporciona sentido al cotidiano quehacer del ciudadano. Se le presenta como un conjunto de normas asequibles que acata e internaliza, y que dota del sentimiento de la comunión y de la reconciliación con los suyos. Hegel rechazaba la Moralität kantiana como principio abstracto y vacío que venía a juzgar al mundo desde fuera. Para el dialéctico, la ilusión era el motor y la condición de posibilidad del desarrollo de la vida, aquello, pensaba, de lo que carecía precisamente el imperativo categórico. El imperativo aislaba e infravaloraba la vida (piénsese en la exclusión rigorista kantiana de toda inclinación sensible en la valoración ética de una conducta), mientras que la Sittlichkeit pondría ventajosamente a trabajar todas las capacidades humanas, y dotaría a éstas de una dimensión social, muy necesaria para su alegre desenvolvimiento. En realidad la conciencia que se alza contra el contenido de la vida goza de una libertad ficticia: “La libertad de la autoconciencia es indiferente con respecto al ser allí natural […] la libertad en el pensamiento tiene solamente como su verdad el pensamiento puro, verdad, que así, no aparece llena de contenido de la vida y es, por tanto, solamente el concepto de la libertad, y no la libertad misma”[1]. Paradójicamente la razón más absoluta es aquí la que reivindica la historicidad, el aquí y ahora de la sustancia, para incorporarla a la consciencia y de esta manera llenarla a ésta de vida, y dejar de ser una libertad pensada para llegar a ser una libertad real. No sería Hegel el último en reseñar las carencias motivacionales del formalismo kantiano.


 

[1] Hegel, G. W. F. (1966) Fenomenología del espíritu. FCE, México, p. 123.

 

Continuación del artículo en PDF

 

 

        

________________

 © Revista Lindaraja. nº 37. 

3 de enero de 2014.

Revista de estudios interdisciplinares.  ISSN:  1698 - 2169

 

Foro de Realidad y ficción

-----------------------------------------------------------------------------         

     Santiago Martín Arnedo

Profesor de Ed. Secundaria en el IES El Temple (Granada).

Licenciado en Filosofía por la Universidad de Granada.

 

   
 

© Foro de Realidad y ficción. Editora: Mercedes Laguna González. Todos los derechos reservados, 2004-2014. Baza (Granada). España